Prólogo a “Los libros huérfanos”, de Ricardo Visiers

El autor, utilizando un lenguaje depurado, genera una lectura agradable y, a través de intrigas, dosis de humor y una ambientación lograda, sostiene la tensión a lo largo de la trama, desarrollando una novela detectivesca.

El protagonista, Pablo Síveris, un joven abogado, está emergiendo como profesional independiente, ayudado por su mentor, don Arturo Tobalina y Segurola, en Miranda de Ebro, en el año 1974. Cuenta con el apoyo incondicional de Carmen, su madre, una mujer que ha soportado la trágica muerte de su esposo. Con el afecto de su hermana María Antonia y sus sobrinos. Con los consejos y confidencias de Tito. Y con la camaradería de su amigo de la infancia Pedro, un gitano que sabe moverse en el ambiente de malhechores y oportunistas.

Pablo subsiste con los casos que el bufete de su mentor le confía, hasta que el padre Fierro, de la orden de los Sagrados Corazones, le hace una singular propuesta: hallar “los libros huérfanos”, obligándolo a hurgar en el pasado, en las crueldades de la Guerra Civil, en las temidas persecuciones de posguerra y, por supuesto, en las entrañas de Miranda. A su paso, surgen personajes dispuestos a ayudarle como Gaspar de Oña, capitán de la Guardia Civil. Don Clemente Rijosa, hombre fuerte de Miranda y bibliófilo. El Tío, relojero de la estación del ferrocarril. Y un impío villano, que supo ocultar su identidad y ambición, a lo largo de los años, detrás de una benefactora, aunque bien planificada, fachada.

Mientras trata de resolver los misterios que rodean el caso de los Sagrados Corazones, resolverá otros dando cuenta de su profundo apego a la verdad y a la justicia, y de la educación que lo dotó de buenos modos y de una desesperante formalidad  a la hora de expresar sus sentimientos hacia Carlota.

Ricardo Visiers compensa el misterio con el romanticismo, con las ideas y venidas de una relación que parece florecer y, en ocasiones, truncarse para siempre. Será Miranda de Ebro, a través de la emisora Radio Juventud, testigo de la relación entre ambos jóvenes. Mientras que Tito y Elvira sorprenderán conspirando a favor del amor.

Adentrarse en “Los libros huérfanos” significa plantarse en la década del setenta, toparse con los eventos nacionales e internacionales de la época, a través de la t.v., los diarios, la música, palparlos en boca de los personajes, en sus hábitos, en detalles como la marca de los cigarros. También significa almorzar en el Hogar del Productor o en el Mónaco, pasear por las calles y barrios de Miranda empapándose de su historia, visitar la Estación del Ferrocarril y participar de las fiestas de San Juan del Monte. Es notorio y minucioso el trabajo realizado sobre la ambientación.

El abogado, Pablo Síveris, me recordó al detective Hércules Poirot, personaje de Agatha Christie, quizá por su carácter formal y respetuoso, por su pulcritud o por su tenacidad. Sin embargo, es su inexperiencia la que lo ciega exponiéndolo al  peligro, dejándolo a merced de sus impulsos. Espero volver a encontrarme con Síveris y seguir su desarrollo profesional. Que “Los libros huérfanos” sean la primera de muchas investigaciones.

—–

Ricardo Visiers Larrañaga nació en Irún (Guipúzcoa) el 26 de abril de 1960 en el seno de una familia compuesta por los padres y ocho hermanos, de los que él es el tercero. La profesión del cabeza de familia – militar de carrera vocacional – le llevó a vivir un año en San Sebastián, seis en Burgos, siete en Miranda de Ebro y treinta en Valladolid. En la actualidad reside en Murcia. Es padre de tres hijos, divorciado, y vuelto a casar en segundas nupcias.
Comenzó los estudios universitarios en la Universidad de Valladolid, concretamente en la facultad de Derecho, pero pronto los abandonó por no encontrar en el mundo de las leyes grandes motivaciones futuras. Así, con apenas veinte años ya se había incorporado al mundo laboral, ejerciendo la que, a la postre, sería su profesión hasta la actualidad: agente comercial.
Hombre inquieto, desde muy joven se convirtió en un gran aficionado a la lectura, devorando libros con pasión. Le gusta investigar y documentarse sobre las diferentes temáticas que luego enriquecerán el desarrollo de lo que se ha convertido en su gran pasión: escribir.

—–

Sigue a Ricardo Visiers en:

—–

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s